Grupo: Varios artistas
Sala: Amstel Art

Aún estábamos recuperándonos del desmelene del Dissabte Negre cuando se ha cruzado en nuestro calendario otra fecha marcada en rojo. El sábado 23 fue el día fijado para la celebración del aniversario de uno de los sellos discográficos más queridos en estos lares, Verlag System

Si a principios de mes hacían las delicias de los seguidores del heavy más underground, debutando con los miembros que forman parte de su división Domestic System, en esta ocasión nos mostraron su buen criterio a la hora de exhibir su faceta electrónica. Han sido cinco años de duro trabajo en el taller, en los que, fieles a sus estatutos, han puesto todos sus esfuerzos en producir a artistas locales y nacionales. Sin embargo, las miras del sello son todavía más ambiciosas y en un futuro cercano buscan incorporar artistas internacionales a sus filas, así como estabilizar su posición fuera de las fronteras nacionales.

Según las propias declaraciones del sello, “mayoritariamente la industria del disco está dominada, como casi todo en la difusión cultural, desde Madrid y Barcelona, salvo honrosas excepciones de Euskadi o Galicia y algún ejemplo puntual más”. Quizá por ello resulte todavía más admirable la habilidad que han demostrado para crearse un hueco en el circuito nacional, donde el papel de los medios, aún irregular en esta escena más alternativa, ha resultado clave.

Semejante hito merecía una celebración de iguales dimensiones, y para ello se ha optado por retornar a las raíces del proyecto, con las Tagomago Fest Sessions. El hermano pequeño de uno de los grandes festivales electrónicos de la ciudad llevaba unos años inactivo tras haber pasado por él nombres de la talla de Güiro Meets Russia o Jonas Reinhardt.

Tras meses fraguando cómo, cuándo y dónde se festejaría el aniversario, el marco escogido fue la sala Amstel Arts, un espacio que siempre propicia la sublimación entre la música y el mar, pero que tratándose de sonidos experimentales logró llevar esta experiencia a otro nivel. La elección de optar por precios populares no sólo ha resultado un acierto por mantener el espíritu de las primeras sesiones sino también por facilitar la asistencia de aquellas personas que quieran esforzarse en desentrañar los misterios de estos géneros. No obstante, no se propició una excesiva concurrencia considerando el peso del evento, lo que, por otra parte, permitió un ambiente íntimo entre público y artistas.

Calle Quevedo.

Para esta Tagomago Fest Session se ha preparado un cartel en el cual el eclecticismo es el rasgo definitorio, múltiples y diversos sonidos en el que todos los asistentes podían encontrar el suyo propio. Tras los cambios de última hora, donde los sonidos ambient de MKM y el darkwave de Buitrago quedaron relegados a otra ocasión, estuvieron representando al sello valenciano Lezat, Artificiero, 0600 y Noisegg.

Descorchando la celebración, que sufrió cierto retraso respecto a su programación, estuvo Noisegg.  A Huevo lo conocemos de otros proyectos como Traidor, a los que pudimos ver en el Dissabte Negre, Auxilio o Derrota, pero el miembro del colectivo Orxata Negra decidió hace unos años dar el paso a la experimentación electrónica, y lo cierto es que le ha salido bien. Tras demostrar su valía en escenarios como el del Tagomago Fest, Noisegg volvió a la carga y desplegó sus circuitos e hizo algo de ruido de “cacharros”, haciendo que la oscuridad envolviese al resto de la sala.

Acto seguido, desde Italia y tras haber hecho escala en algunos de los locales de electrónica más conocidos de Valencia, Calle Quevedo hicieron lo suyo en Amstel Art. Una muestra de techno bien comprendido y cuyos ritmos machacones que fácilmente podían llevar al borde de la deshidratación a los asistentes. A finales del mes pasado estrenaron su tercer EP, 100 Ways To Die, una versión más hardcore de ellos mismos y de la que pudimos disfrutar en vivo y en directo, con los esfuerzos de su componente masculino, quien mostraba una pequeña lesión en su mano derecha.

El espectáculo que presentó Lezat es un soplo de aire fresco donde el juego audiovisual se convierte en el verdadero protagonista. Ritmos industriales y pegadizos que no dejan margen a la monotonía, un directo hipnótico donde el valenciano se sobra y se basta por si mismo. 

Artificiero.

Artificiero, la incorporación espontánea del cartel, es también conocido por formar parte de Espiricom, otra de las grandes apuestas de Verlag System, donde el murciano muestra su lado más rock. Ambos proyectos son la cara de una misma manera donde el artista usa diferentes lenguajes musicales para trasladar a sus oyentes a una realidad diferente, esotérica. El resultado en vivo resultó ser una mezcla exquisita para todos los sentidos.

Transcurrida la medianoche y confirmándose como otro de los grandes reclamos de la programación, estuvieron Rulo y Anthonius, más conocidos como 0600. Ambos lideran este proyecto que surge tras una consolidada trayectoria en el terreno musical. Sus sesiones, esencialmente minimalistas son el reflejo de un control y equilibrio que solamente es posible a través de una dilatada experiencia. En su directo se mostraron próximos a un acentuado sonido más bailable ante un público algo rezongado.

Carlos Olivares es, junto David Pilán, la otra cara visible del dúo Mecánica ÷ Analógica. Es prácticamente imposible localizar una sola sala de la ciudad donde el dj no haya hecho sonar sus platos, y una vez más justificó su reputación. Mano a mano con sus vinilos logró hacer de la progresión un arte. El encargado de cerrar, ya en plena madrugada, una noche que había sido un homenaje a la música y su producción, no podía ser otro que el melómano Andrés Rojo. El periodista recogió el relevo e hizo sonar su selección más personal.

Volver a los orígenes no siempre supone un paso atrás, las raíces de este proyecto nacido en 2014 están lo suficientemente bien asentadas como para seguir dando guerra. Han sido cinco años de desavenencia internas y externas donde forzosamente ha tenido que primar la paciencia, elemento fundamental según ellos “para el desarrollo de proyectos a largo plazo, donde el lucro queda en segundo plano”. Poco más de puede decir de esta fiesta, quien no estuvo hubiera querido ir, quien fue, probablemente aún esté brindando por otros cinco años contando con las bondades de Verlag System

Noisegg.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.