Grupo: Varios artistas
Sala: Parc del Fòrum

Y la música latina llegó para quedarse. Decenas de veces se vaticinó y otras tantas se negó la mayor. Obviamente ya hubo precedentes, la mayoría de ellos representantes de las generaciones más clásicas y los pioneros de la difusión de los sonidos de América Latina. El Primavera Sound 2019 supone un punto de no retorno en un panorama musical global en el que cohabitan seres extraordinarios que, pese a proceder de rincones del globo separados por miles de kilómetros, hablan el mismo idioma: el de la música urbana como mayor generador de emociones y la innovación, visión y objetivo último de toda una generación. Podría haber salido mal. Podrían haber tenido una acogida muy por debajo de los esperado, pero la realidad es que la jornada del sábado en el PS19 fue una auténtica celebración, en la que Barcelona recuperó su tan añorado color multicultural.

 

Reina en el firmamento y una corte de honor legendaria. Janelle Monáe llegó el viernes al Parc del Fòrum con la condición de gran tapado del cartel. Solo los más fieles, aquellos que se han empapado de la programación de Radio Primavera Sound, sabían del esfuerzo que supone traer a la artista de Kansas hasta Barcelona. Un equipo de más de 40 personas para uno de los mayores espectáculos que se han visto jamás en el Primavera Sound. Un panteón a los dioses y leyendas del R&B en sí mismo. Podría haber sido el concierto soñado a través de un holograma de Prince, Whitney Houston o Michael Jackson, pero fue el mayor ejercicio de empoderamiento de una mujer de 33 años que ha derribado el sistema a base de trabajo.

Una nueva generación generosa. Es la mayor diferencia de los chavales y chavalas que están tomando la industria musical por derecho propio y generaciones pasadas. Las envidias y el desprecio por aquello que ha alcanzado el otro cada vez queda más lejos, ya no solo en la capacidad de abrir la mano y colaborar con un amigo, pese a ser de estilos o géneros musicales totalmente dispares, sino en el respaldo ante las grandes citas. Del baño de multitudes que se dio Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (la banda de rock en mejor estado de forma del panorama estatal) en el escenario Ray-Ban, cabe destacar esas primeras filas repleta de músicos disfrutando tanto o más como los reyes de la kinkidelia.

El día del mañana está garantizado. Todas aquellas generaciones nacidas después de Cobi están comenzando a ofrecer uno de los capítulos más brillantes la música contemporánea. Mientras que aquellos que recién entraron en la treintena llevan años insuflando de esperanza los sonidos más mainstreams. En otra realidad alternativa tal vez habiten un mundo en el que los J Balvin, Erykha Badu, Junglepussy, Frank Carter, Nathy Peluso, Julia Holter, Amaia o Rosalía no existan. Disfruten, por tanto, todo lo que puedan mientras la música sea el mayor ejercicio de libertad de nuestros días.

 

PD: la semana que viene segunda parte del PS19 en RA con los mejores conciertos y las mayores decepciones.

Texto: Sergio F. Fernández

Todas las fotos propiedad del Primavera Sound

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.