A diferencia de la primera edición del festival, que tuvo una duración de tres días, este año, los organizadores de SanSan Festival apostaban por alargar la semana santa musical en una jornada más, aprovechando que en la Comunidad Valenciana, y en algunas otras autonomías, el lunes de Pascua, es festivo.

Aún así, muchos de los sanseritos que habían pasado sus vacaciones musicales en Gandía, recogían bártulos y salían en bandada el domingo por la mañana. Quizás el cartel preparado para el domingo, no coincidía demasiado con sus gustos y en general con la tónica del festival en los días anteriores. Esto nos hacía temer que en el este último día, encontráramos un recinto medio vacío.

Por la mañana, en el escenario playa, los horarios no se cumplían, y los conciertos iban empezando con, cada vez, más retraso. Metropol empezó a las 14.00h, lo que hizo que la sesión de Cristian Set-Roc y Fran Second Djs, se pospusiera hasta prácticamente las 15.30h. Las barras de bebidas ya estaban prácticamente desmontadas para entonces. Cuando por fin comenzaba y tras dos o tres temazos, de repente se cortaba la música. Todos girábamos la cabeza hacia la mesa de sonido y sorprendidos veíamos que la policía estaba allí. Seguramente era la vez que más público se había concentrado ante el bus de Red Bull y por un problema, por lo visto con el permiso en cuanto al horario en que se podía hacer uso de la vía pública con este fin, tuvo que cesar la sesión. Esperamos que el año que viene se cuente con este Dj Set, porque son buenos, se lo merecen y muchos nos quedamos con las ganas.

En cuanto a la novedad del escenario playa en esta segunda edición, quizás no ha tenido tanto resultado como el que debiera. Que los conciertos empezaran tan temprano, no ha ayudado, porque después de haber trasnochado en el recinto, está complicado levantarse para estar allí a las 11.00h. Además, cada día había cuatro grupos, y los primeros siempre los más desfavorecidos. Quizás copiando otros modelos de festivales que también ofrecen conciertos matinales de forma gratuita, tres actuaciones que dieran comienzo algo más tarde, sería más justo para todos. Faltó además información y publicidad a estos conciertos, ya que habían muchos festivaleros que no sabían dónde estaba el escenario, ni quien tocaba allí.

l.a

Por la tarde y ya en el recinto, era la hora del mestizaje. Se veía menos gente en los aledaños del Wonderwall Resort, en comparación con los días anteriores, y además se percibía que muchos de los que venían para disfrutar de estos grupos, eran “nuevos” en el festival.

Kiko Veneno era el primero, de una tarde-noche que también se preveía larga e intensa. Los Enemigos, Corizonas, El Puchero del Hortelano, La Pegatina, La M.O.D.A. y Meneo, completaban el cartel para el escenario Desperados.

En el Master´s, en el que sí se notaba que había menos afluencia de público, aún se conservaban tintes de indie, pop y dance, con grupos como Joe La Reina, Mi Capitán, We Are Standard o Delorean.

No fue nada mal esta última jornada, por lo que los organizadores del festival es posible que consideren muy seriamente conservar este formato para 2016. El único problema es que la semana santa del próximo año empieza el 24 de marzo (jueves santo) y quizás es demasiado pronto, así que habrá que estar atento a la confirmación de fechas para la tercera edición.

Las puertas de SanSan Festival 2015, se cierran con el reconocimiento del público de haber dado un salto gigante respecto de la novel edición. Destacar las grandes mejoras que han habido en la calidad de sonido y de iluminación, y  en la puntualidad de las actuaciones, que fueron las grandes deficiencias del pasado año.

Cómo en todo, siempre se puede mejorar, por ejemplo, en la localización de los escenarios para que no se monte el sonido, o en la oferta de restauración que quedaba un poco escasa, pero creemos que eso ya lo están pensando y seguro que el año que viene habrá más SanSan Festival y mejor.

IMG_0029

 

 

 

 

 

 

 

Nura Dahoui // @fanfatal

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.