A hustle here and a hustle there”: Estafadoras de Wall Street

Estafadoras de Wall Street (2019), escrita y dirigida por Lorene Scafaria, muestra las dinámicas y luchas de un grupo de mujeres que trabajan en un cotizado club de strippers de Nueva York. Jennifer López (Ramona), Constance Wu (Destiny), Cardi B (Diamond) y Lili Reinhart (Annabelle) encabezan este grupo que, impulsadas por sus necesidades económicas, unen fuerzas para estafar a los hombres blancos y ricos de Wall Street, símbolos de poder y dominación.

Completamente narrada desde un punto de vista femenino, Estafadoras de Wall Street se basa en el artículo The Hustlers at Scores escrito por la periodista Jessica Pressler y publicado en New York Magazine en el año 2015.

“Aquí te dejo una historia moderna de Robin Hood: unas strippers que robaron a hombres (en su mayoría)  ricos, (usualmente) repugnantes y (mentalmente) patéticos y lo repartieron todo entre, bueno, ellas mismas.” – Jessica Pressler

Hey babe, take a walk on the wild side

La vida callejera de Nueva York es un tema que está incorporado en esta largometraje, ese mismo sentimiento y mitología que tanto inspiraba a Lou Reed a componer canciones: “A hustle here and a hustle there / New York city is the place where they said/ Hey babe, take a walk on the wild side”.

Tal espíritu es evocado por Jennifer López con su impecable representación y poderosa actitud ante la cámara, que es, en mi opinión, lo que sostiene la película. El film coquetea con esta idea de la vida urbana, aunque no la encarna de manera profunda o realista.

El guion se edifica sobre la vida nocturna en un club de strippers, y no sólo se encarga de mostrar hipnóticas coreografías, tangas minúsculos, billetes voladores y lentejuelas, sino que individualiza (aunque sin profundizar demasiado) a las mujeres que trabajan ahí: esas chicas no son sólo strippers, están luchando por llegar a fin de mes, tienen padecimientos, familias que sostener, miedos, inseguridades, cansancio, la regla…

Es a partir de este punto de vista femenino donde se desarrolla el tema nuclear: la amistad entre mujeres, y también la amistad como tema universal, como una alianza que va más allá del bien y el mal, una unión que busca recolocar las posiciones tradicionales de poder.

Strip club: la sobre-explicación de la metáfora.

“Esta ciudad, todo este país es un club de striptease: Hay gente lanzando dinero y gente bailando”

Aunque la película está llena de matices interesantes,  no deja de ser una historia construida con el fin de atraer audiencia. Se sustenta de la metáfora del club de striptease como una muestra de lo que es el país entero, refiriéndose a la moralidad corrupta de mundo de los negocios, la salvaje pelea por el dinero y el poder, el capitalismo dominante y el patriarcado, la enfermedad que esto puede causar en el alma. Lo que aburre es que esta metáfora no sólo se explora, sino que se sobre-explica, como si el público no fuese capaz de entenderla de manera no-verbal.

De Usher a Scott Walker

Estafadoras de Wall Steet (Hustlers) asegura un rato largo de entretenimiento y atención fija, con secuencias visualmente atractivas y una colección de temas universales y actuales para reflexionar. Por otro lado, se siente (por instantes) como un viaje al año 2008 para comprar ropa interior de rebaja, acompañado por una música que sonaría en los pasillos de un centro comercial de Miami Beach.

Un exceso de música pop, contrastado con una repentina sorpresa: Scott Walker (considerado pop en 1968), para casi sucumbir en lágrimas en el momento más dramático y oscuro de la película. La  inesperada visita a la voz barítona de este músico, fallecido el pasado mes de marzo, ambienta una secuencia visual potente que muestra a los ricos y poderosos hombres siendo drogados y robados, desmayándose y con narices sangrantes, sus rostros contra el suelo entre cristales rotos dentro de pequeñas y oscuras habitaciones del strip club, decoradas con muebles de cuero y cortinas de terciopelo.

“Me, I really would have liked
A little touch of tenderness
Maybe a word, a smile
An hour of happiness
But, next, next”

Scott Walker

Por Cristina Tovar

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.