La lucha por la igualdad sigue en pie, atravesando fronteras. En el mundo del arte, no es diferente. La reivindicación por los derechos de la mujer están presentes en muchos de los trabajos de una nueva generación femenina que siguen el legado de grandes referentes, como en su día lo fueron Frida Kahlo o Malala Yousafzai. Presente también en la cultura, cada día muchas mujeres inspiran a otras, y las hacen protagonistas de sus obras. Por ejemplo, es el caso de la artista castellonense Paula Bonet. Rompiendo tabúes y reivindicando el papel de la mujer en diferentes facetas de su vida, reconoce que habla a través de sus personajes y desde su posición, da voz.

Algo parecido ocurre también en el mundo de la danza. Compañías como “Fil d´Arena”, formada por Roseta Plasencia, Isabel Abril, Irene Ballester y Clara Crespo Domingo, buscan desde el movimiento una herramienta de lenguaje para expresar las inquietudes que surgen como colectivo. Conectar con la sociedad partiendo de ella. Por eso uno de los temas elegidos para una de sus últimas producciones, Salt, fue el papel de mujer en los procesos migratorios. Una compañía liderada por mujeres que alza la voz por ellas.

“Creo que efectivamente, la mujer ha estado menos valorada en el pasado en el ámbito de la danza a nivel institucional y administrativo, al no ocupar puestos de responsabilidad en el mundo cultural, y a nivel creativo, al ocupar puestos como intérprete pero no como creadoras o directoras de compañías relevantes en la escena actual. Aunque reconozco que poco a poco eso está cambiando, y sobre todo en la escena valenciana, hoy en día hay un panorama bastante prometedor, gracias a numerosas compañías formadas y lideradas por mujeres, que van ocupando su lugar, y producción tras producción se van consolidando y proyectando tanto a nivel local, como nacional e internacional.” Afirma la bailarina Roseta Plasencia. Tampoco el ámbito gastronómico se queda atrás.  Nombres como Begoña Rodrigo o Loles Salvador lideran algunos de los restaurantes más importantes de la Comunidad haciendo brillar su talento. Bajo la dirección de una empresa familiar, Salvador ha pasado más de 40 años entre fogones, dejando como legado a sus ocho hijos, la sublimidad de su cocina. Nombres que cada vez suenan con más fuerza en el panorama nacional y reconocen que el camino no ha sido fácil.

Y es que es un sentimiento común que el 8 de marzo del pasado año supuso un día histórico como sociedad. “Desde el 8 de marzo se ha creado un vínculo muy sutil, desde el que a veces se grita y otras no, pero está ahí”. Afirma María José Díaz, quien ha relatado la historia de veintidós mujeres de la comunidad valenciana que han defendido su identidad hasta allí donde sus sueños les han llevado, pasando por encima de aquellos que en algún momento quisieron arrebatarles el derecho a elegir su propio destino.  Diferentes historias con un mismo objetivo, el reconocimiento de su valía y talento, que hoy son el resumen en papel de toda una sociedad que vibra más unida que nunca.

El caso de Rosalía también ha resonado y ha dado un vuelco a panorama musical. Lidera cabezas de cartel y es aclamada por la crítica con su último trabajo, “El mal querer”, un álbum conceptual que narra las diferentes situaciones de una mujer en su proceso vital. Acompañada siempre por sus bailarinas, su hermana y su coreógrafa han sido sin duda un referente de la lucha y el empoderamiento femenino. Creando y dirigiendo su propio proyecto, es ya un referente no solo en lo musical. Nombres como Chlöe´s Clue o Imperial Blxndie, también se hacen hueco entre las voces femeninas.

“La memoria es el germen del futuro, si no recordamos, no podemos crear, no podemos innovar, es imposible. Tenemos que recuperar esas vidas y muchas de estas mujeres representan esto, la continuidad hacia el futuro. Sin duda mujeres como ellas facilitan que eso suceda” recalca María José Díaz. Todas estas voces, y muchas más, volverán a salir a la calle el 8 de marzo y, sin duda, volverá a ser histórico.

La ilustración es un diseño original de Àgnes Ricart basado en la fotografía de Eva Mañez 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.