Grupo: Amaia
Sala: Palau de les Arts Reina Sofía

La gira “Pero no pasa nada” también aterrizó en la ciudad de Valencia. El pasado 23 de noviembre el fenómeno de Amaia inundó el Palau de les Arts, abarrotado hasta la última butaca.

La joven, que se estrena en la industria con la soltura de quien lleva años haciendo esto, brilló con luz propia, demostrando de nuevo, que en la música hay un hueco para ella.

Pero no lo hace sola. Una banda de cuatro formada por, Miquel Sospedra, Nuria Graham, Aleix Bou y Paula Vegas la acompaña para hacer más especial, aún si cabe, su sonido y conciertos. Vestidos en sintonía y con un fondo floral, todas y cada una de las canciones del último disco de la navarra salieron de su garganta como regalos envueltos en dulzura y experiencia a partes iguales. Pero la espontaneidad de la joven, destacó por encima de todo, haciendo recordar al público a aquella niña que veían en el plató del programa que la dio a conocer, Operación Triunfo. En un par de ocasiones, dejo de tocar la guitarra e interrumpió su canción porque se le caía su top o se le escurría el instrumento, algo que el público devolvió, aplaudiendo aún más.

“Medio Drogados” de Los Fresones Rebeldes o “Que nos va a pasar” de La Buena Vida fueron algunas de las canciones que sonaron bajo la atenta mirada de un público latente. Pero sin duda, la que levantó al público fue la versión de su compañera de cantera, “Vas a volverme loca” de Natalia de OT1. Algo que la más veterana, agradeció en alguna ocasión desde sus redes sociales.

Uno de los momentos más especiales de la noche, llegó casi en el colofón de concierto, donde reino el silencio cuando sonó en las manos de Amaia “El puerto” de Isaac Albeniz al piano, obra con a que la joven explicó, aprobó su último examen de conservatorio. Además “Javier” una canción dedicada a su hermano mayor y que supone el adelanto de su nuevo trabajo, también resonó en la sala.

“Nuevo verano” quizá el tema más aclamado por el público fue el elegido para finalizar un concierto alegre e intimista, sencillo y pletórico a partes iguales. Con toda la banda alrededor de micro, con Amaia en el centro, sincronizando voces e instrumentos, concluyó casi dos horas de disfrute reciproco entre público y artista.

Fotografías realizadas por Rocío Tuset 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.