Grupo: The Right Ons + Smockingdog
Sala: Sala Wah Wah

Tras el buen sabor de boca que dejaron Smockingdog (muy buena versión de “Hit the Road Jack” de Ray Charles) la sala Wah Wah comenzaba a llenarse. Gran parte del público había esperado fuera, fumando, la salida de The Right Ons. Así funcionan las cosas en esta ciudad; a pesar de que con 9 grados todos temblamos como si estuviéramos en el polo norte, no hay manera de que entremos a los conciertos en hora.

La banda presentaba su tercer y último disco: Get Out. Grabado en esta ocasión en Madrid, tuvieron el buen ojo de hacerlo en Estudios Reno; no es casualidad que cada disco que sale de allí sea una joyita.

El escenario es ya la segunda casa de estos madrileños y se nota. Entre todos los miembros de la formación suman muchos años de escena y varios proyectos muy interesantes (Anyones, The Nuggets, Jet Lag…), giras por Estados Unidos y Japón, Festivales como Rock in Rio, Primavera Sound, y SXSW; y compartido cartel con Wilco, Muse ,The Hives o el gran Eli “Paperboy “ Reed… Vamos, que si el nombre del grupo hubiera sido “Jet” se hubiera colgado el cartel de sold out.

Al primer acorde quedaron claras sus intenciones y, después de los cuatro primeros trallazos, ya era una fan entregada. Fue uno de los mejores arranques que he tenido el honor de disfrutar en los últimos años y que me puso en órbita para ir saboreando temas de su segundo largo como «The Right Song” y “That`s New York”, y llegar excitada a su coreado éxito “On The Radio” seguido de “Purple Neon Lights”. A estas alturas la sala ya coreaba los estribillos brazos en alto y se entregaba sin miedo al fin último del rock& roll: divertirse Con “Thanks”, uno de sus temas más redondos, llegó el necesario delirio aunque fuera algo tardío.

Y mientras la plebe se divertía, ellos se entregaban a su propia fiesta encima de las tablas; incluso Ramiro el batería, esa suerte de músico del renacimiento que se alterna con Álvaro en las labores de frontman, tenía tiempo de jugar con Martín (teclista y percusión) a tocar la batería a cuatro manos.

Resulta magnífico descubrir que se puede tener actitud sin pose, ser una banda compacta sin protagonismos, excitar al público sin ir sobreexcitado, y montar una buena juerga en el escenario sin dejar de tocar como Dios. Luego ya nos tomamos las copas que quieras, cariño.

Estos cinco tíos hacen rock&roll, y lo hacen de puta madre. A todo aquel que no los disfrutó el viernes, por favor que no se los pierda en el IV Sixties Rock Weekend de Castellón el próximo abril. Avisados quedan. Y aunque he de confesar que iba predispuesta a pasar una gran noche, desde aquí: gracias por mejorar mis expectativas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.