Grupo: Mediatic Festival 2007
Sala: La Nucía, Alicante

Un festival de música suele durar un fin de semana y tienen cita en los lugares más inimaginables. Allí se reúnen varias bandas de un mismo rollo para el deleite de un público embriagado, sobre todo, de buen ambiente musical. En el Mediatic Festival la oferta de conciertos va más allá. Al igual que yo, asistieron heavis, rockers, festeros de los pueblos de alrededor y un sinfín de tribus urbanas con el único objetivo de escuchar su música y pasar un buen rato. El resultado, una mezcla explosiva. Yo iba a la carpa POP.

No es frecuente ver a tanta gente diferente en un mismo recinto, por cierto, el único festival al que he asistido asfaltado y hasta enmoquetado. Resultó curioso andar de carpa en carpa escuchando de transfondo a Saratoga, Barón Rojo, Tenesse, Antonio Vega, hasta llegar a los escenarios principales y abarrotados de seguidores de Melendi, Nena Daconte y los incombustibles Scorpions, clarísimo cabeza de cartel para los organizadores. Inevitable hacer una parada en cada uno de los escenarios y deleitarse con míticos acordes y descubriendo otros tantos mientras degustas una cerveza al módico precio de 3 loros (moneda de curso legal festivalero).

Pero como decía, yo iba a la carpa POP. Llegúe con el tiempo justo para La Costa Brava, empezaba con buen sonido, haciendo bailar al ya adulto público asistente, «Adoro a las pijas de mi ciudad» y un largo recorrido por su completa discografía. Una hora exacta, sin bises ni retrasos. Luego entraron Standar, subiditos de revoluciones y algún que otro liquido sospechoso en esos vaso de cartón. Otra hora exacta, incluida la negativa de la organización a prolongar la actuación ante la petición, tanto de la banda, como del público. Estaba claro que esto iba en serio y que no se iban a andar con tonterías. Para mí el plato fuerte del Viernes era La Habitación Roja, comienzo con los más sonados temas del nuevo álbum «Cuando ya no quede nada», muy mal sonido, cambio de micro incluido y sin otro remedio que prescindir de los coros de Marc Greenwood. Los nuevos temas parece que no acaban de enganchar en directo, o al menos no como los de «Nuevos tiempos» y otros ya clásicos que formaron el perfecto directo de la temporada pasada. La gente disfrutó. Es curioso, esta actuación se prolongó media hora más de lo habitual. ¡Grande organización! A la noche le faltaba Sidonie como fin de fiesta, así que éstos se hicieron de rogar, casi una hora de espera hasta que se decidieron a salir, el sonido no había sido bueno para nadie y ellos no querían ser igual que los demás. Para más INRI, parón de 10 minutos tras no más de media hora de actuación. No hubo sitar, no hubo disfraces, ni botellas de ron. Lo que si que hubo fue un corto recorrido por «Fascinado», su anterior álbum y alguna prueba de los temas del nuevo que están cerrando en estas fechas. A casa que es tarde y conduzco.

Segundo y último día del festival y mismo ambiente, quizás algo más de público a causa de la naturaleza festiva del Sábado. El caso es que aparecí por la carpa POP a tiempo para ver a Maga con su más que característico sonido, hubieron asteriscos pintados en la palma de la mano de alguna que otra joven y el ya clásico cartelito de ¡¡TEMAZO!! Como estaba siendo habitual una hora y a los camerinos, pues el equipo y material de Lory Meyers había que montarlo rápido. Sólo faltaba el quinto miembro (una guitarra, no vaya usted a pensar mal), pero eso no significa que el directo abandonado la temporada pasada iba a cambiar en algo. Es más, nunca había visto un Noni con tanta energía, sonó todo lo que tenía que sonar, con un estilo depurado y perfectamente sincronizado, mecedores de 5 medallas en los mundiales de natación por lo menos. En una de aquellas al respetado vocalista se le rompieron las gafas al caer al suelo tras un salto, guitarra incluida, enloquecido por la letra de Tokio ya no nos quiere… Y por fin Deluxe, otra vez el último concierto de la noche el que más se hizo esperar, todos los instrumentos que la banda de Xoel traía debían estar perfectamente afinados para la ocasión, cosa que otros grupos pasaron más por alto, sin duda, por prisas de la organización. Nuevo disco enterito, atuendo de los más Mod y miles de féminas fans enfervorecidas. Pero yo ya estaba cansado y tenía que conducir.

Lo mejor del festival, sin duda, la gran variedad de estilos musicales y el buen ambiente entre un público tan variopinto. Seguramente el sonido deba mejorar, pero si se repite un cartel tan atractivo, el año que viene yo estaré en la carpa POP.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.