Hoy me gustaría hablar de una serie cuya segunda temporada se estrenó hace poco en Netflix: The Umbrella Academy (2019)”. Desarrollada para la plataforma por Steve Blackman, está basada en los cómics publicados por Dark Horse Cómics, cuyo autor es Gerard Way (ex vocalista de My Chemical Romance).

El punto de partida es una familia compuesta por individuos con poderes; todos ellos nacidos el mismo día en extrañas circunstancias, y adoptados por un excéntrico millonario. El padre adoptivo, Reginald Hargreeves, fuerza los límites de sus hijos con la intención de pulir sus poderes y crear así una organización de superhéroes que luchen contra el mal. Dicha organización recibe el nombre de “The Umbrella Academy”.

¿Por qué resulta original? ¿En qué se diferencia de las habituales historias de superhéroes? Básicamente, la serie se centra desde el principio en el aspecto psicológico de sus personajes, pues todos los hermanos se nos muestran desde un comienzo con graves secuelas debido a traumas de la infancia. Dichos traumas son consecuencia de carencias afectivas y de una estricta, fría y autoritaria educación por parte del padre, la cual se asemeja más a un reglamento militar que a un ambiente familiar sano y afable. Tanto es así, que Reginald Hargreeves no les asigna un nombre, refiriéndose a cada uno de sus hijos por un número.

En los componentes, como si se tratara de la nueva familia Adams de la Umbrella Academy, encontramos un hombre con cuerpo de gorila (Número 1), una madre ciborg, un chimpancé parlante como mayordomo, y por si fuera poco, el hermano mayor (Número 5), está atrapado en el cuerpo de un niño.

A pesar de estas rocambolescas circunstancias que rozan lo absurdo, consigue que el espectador se lo tome en serio, ya que combina de una forma muy inteligente el drama con el humor negro, proporcionando momentos de un carácter cómico marcados, mientras que otros son más oscuros y melancólicos.

Una buena interconexión entre tramas y personajes

La relación entre los hermanos de la Umbrella Academy solo podría describirla como peculiar y disfuncional, ya que son tremendamente diferentes entre sí pero a su vez todos comparten importantes lagunas madurativas, así como una destacable inestabilidad emocional. El objetivo principal de nuestros “héroes” es evitar el Apocalipsis mediante una serie de acciones a través del espacio-tiempo. Aunque la trama gire prácticamente en su totalidad en torno a los viajes en el tiempo, no resulta demasiado compleja ni pretenciosa, sino que sigue más bien el esquema de “Regreso al futuro”. La salvación del mundo y evitar el apocalipsis constituye la línea narrativa troncal; sin embargo, cada uno de los personajes presenta sus propias subtramas donde se reflejan sus circunstancias personales y las consecuencias de su fatídica infancia, dando como resultado un cóctel de historias que convergen perfectamente con la trama principal. Este entramado de historias se caracteriza por un buen balance entre la comedia, la acción y  el drama.

La narración es frenética, ya que continuamente se están dando situaciones cambiantes que los personajes deben resolver en poco tiempo, utilizando así los clásicos cliffhangers que te obligan a ver el siguiente episodio.

Enfatizando de nuevo en sus personajes, nos encontramos ante unos hermanos que en rara ocasión no están peleándose entre sí, siendo irresponsables y egoístas para con el objetivo de salvar el mundo. Tanto es así, que Cinco (el hermano mayor) es en realidad el único héroe de la serie. Cabe destacar que aún teniendo el cuerpo de un niño, es el personaje más maduro, sensato e inteligente, siendo así el cabeza de familia. En cualquier caso, la arrogancia de Cinco hace que no cuente por lo general con sus hermanos y acarrea con todo él solo, de forma que acabamos con el destino de la humanidad en manos de un grupo cuya organización es desastrosa e impropia de unos “héroes”.

También contamos con la aparición de nuevos personajes durante el transcurso de la serie, que aportan mucha frescura y rompen con la monotonía de los personajes principales. Entre estos personajes tenemos a Hazel y Cha-Cha, una pareja que da mucho juego y que recuerda inevitablemente a Vincent y Jules de “Pulp Fiction”.

Conclusión

En Redacción Atómica consideramos que es un buen momento para echarle un vistazo a esta serie, ahora que ya está disponible su segunda temporada. Una apuesta arriesgada y diferente, tratándose de superhéroes, razón por la cual, es tan especial.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.