El preciosismo de lo simple

Con tres deliciosas maquetas a sus espaldas y en un año de alegrías visitamos a los castellonenses