Los viejos rockeros casi mueren.

Esta vez no hubo cocoteros malditos y sí Satánicas Majestades y es que, parece que han hecho un pacto con lucifer